El Viaje en Avión. Mi Viaje a Japón. (Capítulo 3)

Ya he llegado al punto inicial de toda esta aventura, empieza Mi Viaje a Japón. Hoy es el día 0, el día de EL VIAJE EN AVIÓN. Y digo «día» porque mi salida desde Madrid fue a las 13:05 del día 10 de octubre de 2019 pero, por el cambio horario, la llegada a Narita, Tokio se produjo a las 9:25 del día 11 de octubre de 2019. Con lo cual técnicamente pasó casi un día, pero realmente sólo habían sido unas 13 horas.

Introducción.

Por si no has leído los anteriores 2 capítulos al final de este artículo encontrarás los enlaces donde te cuento que yo jamás había subido a un avión, entre otras cosas más interesantes. Y, ahora me enfrentaba a un viaje de más de 13 horas metida en un avión que me llevaría a la otra punta del mundo y además iba totalmente sola. Cargada de planificaciones, mapas, gadgets, bueno… todo lo que te he contado en el capítulo 2 de los preparativos y con el miedo metido en el cuerpo por ir sola a un país totalmente distinto al mío y por todo en general.

Lo único que me daba seguridad eran mis amplios conocimientos de Japón y su cultura, mi fluidez hablando inglés y mis conocimientos de japonés. El resto era toda una incógnita que no tardaría en revelarse ante mis ojos como la mejor y más satisfactoria experiencia de mi vida.

Ahora sí que sí voy a por el día 0 y a contarte mi experiencia durante ese viaje en avión.

La llegada al aeropuerto.

Aquí sé que me vais a llamar maniática, obsesiva de la puntualidad, miedosa, etc… pero no podía perder el vuelo por nada del mundo. Y, ¿qué es lo que hice? Pues convencer a mi pareja de que me llevase al aeropuerto para llegar 4 horas antes del vuelo.

Si, lo sé, normalmente te piden que vayas dos horas antes para facturar, pero preferí quedarme más larga que corta y a las 9 de la mañana ya estábamos allí. Además, como tuve una ayudita extra, a las 9:30 ya había hasta facturado el equipaje y tenía un largo rato por delante hasta pasar por seguridad y de allí ir hasta la T4s con el trenecito este que te lleva hasta la terminal satélite, como la llama mi amiga entendida en el tema.

Nos pegamos un madrugón de narices y nos comimos un atasco no menos importante en Madrid, pero llegamos sanas y salvas. Eso era lo importante, lo demás no tenía la más mínima importancia para mi, ya dormiría en el avión… ¡¡¡¡¡Ilusa, que eres una ilusa!!!! Si dormí una hora fue lo máximo que pude dormir. Estaba tan nerviosa y emocionada que fue imposible.

La espera hasta pasar por seguridad.

Pues, como teníamos un rato por delante, nos fuimos a desayunar algo, sin cafeína por supuesto, y yo estaba tan nerviosa que no dejaba de mirar el reloj y moverme de manera compulsiva. ¡Qué paciencia tuvo conmigo mi pareja! Lo admito, tiene razón, en ocasiones me pongo muy pesada con las cosas que me emocionan mucho, pero yo soy así, y como dice Alaska en su canción «A quién le importa» …

«Yo soy así, y así seguiré, nunca cambiaré»

https://www.letras.com/alaska-dinarama/810606/

Así que nos tomamos nuestro desayuno, nos despedimos entre ilusión, por la gran aventura que tenía por delante, y mucha pena, porque era el mayor periodo de tiempo en que íbamos a estar separadas. Y pasé por seguridad… y cómo no… la lie…

Paso por seguridad y llegada a la T4s.

Si si, la lie. Por suerte no tanto como para causar un problema gordo, pero sí que resultó molesto para los trabajadores y usuarios del aeropuerto a los que, desde aquí, les pido mil disculpas si aquel 10 de octubre de 2019 se encontraban pasando por seguridad cerca de mi. Era mi primer viaje en avión y se notaba de lejos.

De normal soy patosa, pero cuando me pongo nerviosa esa «patosidad» se multiplica por 100 o por 1000. No sé por qué, pero me vuelvo descoordinada, no escucho lo que me dicen o no lo entiendo y acabo haciendo lo contrario, no sé, soy un desastre.

Resumiendo, la lie poniendo las cosas en las bandejas esas que te dan para que saques ciertos artículos,. Luego, me quedaba alguna de esas cosas que había que poner en la bandejita por poner y la cola tuvo que pararse a que me lo quitara y la colocara en su sitio. Cuando el de seguridad vio mi bolsa de medicamentos su cara era un poema. Llevaba una farmacia entera encima, pero… era por si acaso… más vale prevenir que curar.

Y para terminar, cuando pasé por todo el proceso de seguridad había que coger la maleta y la bandeja y o bandejas e irte a otra zona para volver a colocar las cosas como estaban. Se me cayeron la mitad, se me olvidó algo y el de seguridad vino detrás mía para dármelo. Menos mal, yo creía que me iban a registrar ufffffff. Y cuando llegué como pude a la zona para colocar las cosas volví a recomponer mi maleta.

Y respiré hondo… lo peor ya había pasado, ahora tenía que llegar a la zona de embarque. Peor suerte tuvo una señora que iba detrás mía que esa sí se llevó el registro completo de maleta y de todo. Si eso llega a pasarme a mi, no quiero ni imaginarlo. Pero no pasó, eso es lo importante y sin ningún tipo de problemas llegué a la zona de embarque y ahora tocaba esperar.

El embarque.

Siempre te dicen que si no vas en preferente o business class mejor que seas de los primeros en embargar porque puede que si ven que la gente sube con demasiadas maletas te toque facturar tu maleta de mano y eso no me hacía nada de gracia. Así que ahí estaba yo, cual señora esperando el la puerta de «El Corte Inglés» el primer día de rebajas. Mi cara de cagada de miedo lo dice todo…. jejejejeje.

Yo en el avión de Iberia Madrid-Tokio
Yo en el avión de Iberia Madrid-Tokio

Eso sí, embarqué y ya estaba en mi asiento lista para despegar…

Empezaba el viaje en avión. Un viaje muy largo.

Por suerte, como ya te comenté en el capítulo 2 el vuelo era con Iberia y era un vuelo directo, así que una vez arriba del avión las preocupaciones eran mucho menores. Ya sólo había que soportar las largas horas de viaje, desembarcar y pasar por aduanas a la llegada.

Mi hija me había preparado una carta preciosa que me pidió que no leyese hasta que montase en el avión. Esa carta fue muy emotiva y llevaba un regalito dentro, una grulla de papiroflexia hecha por ella y sus mejores deseos de que disfrutara de mi sueño, viajar a Japón. Jamás olvidaré ese momento y los lagrimones que asomaron por mis ojos leyendo esa hermosa carta. Si ya fue triste despedirme de mi pareja con esto ya me quedé hecha una magdalena… Pero era mi sueño y tenía que vivirlo.

Me llevé de todo para pasar el rato. Series completas de Netflix descargadas en el móvil, que luego no vi. Ebook con tropecientos libros, que no leí. La guía de viajes en el móvil y como no una batería extra por si alguno de mis aparatejos se quedaba sin batería. El avión contaba con pantalla individual con infinidad de películas, series, juegos, incluso música, pero tan sólo fui capaz de ver dos películas y el primer capítulo de la serie Chernobyl.

Continúa el viaje en avión hacia Japón
pexels-pixabay-210199

Continuaba el mismo laaaaaaaaaaargo viaje en avión.

No fui capaz de centrarme en nada. Resultado, fui millones de veces al baño, me moví mucho, saqué el móvil y el ebook de la mochila mil millones de veces, lo volví a guardar. Me puse gotas en los ojos cada hora para que no se me resecasen, que es un problema que tengo crónico en la vista. Vi mil veces el repertorio de entretenimiento que ofrecía el avión, intenté dormir, me puse los cascos, me los quité, intenté leer…

Vamos, fui un auténtico coñazo de persona. Aunque, al parecer a mi compañero de asiento le dio totalmente igual porque se pasó la mitad del tiempo viendo pelis y la otra durmiendo. Sólo la última hora estuvimos hablando un poco y resultó ser un médico muy simpático que iba a visitar a otro amigo médico a Tokio y de paso a hacer algo de turismo.

Recomendaciones muy importantes para un viaje en avión a Japón.

La primera creo que ya la nombre en el capítulo 2, tan pronto como te digan apaguen el móvil, saca tu sim y guárdala hasta tu llegada de nuevo a España y te evitarás sorpresas indeseadas en tu factura de teléfono.

La segunda, llévate tus propios auriculares y si pueden ser de los que te cubren totalmente las orejas y te cancelan el ruido, llévate esos. Porque como te toque como a mí, al lado de una zona donde están los motores, vas a acabar con un dolor de cabeza tremendo y no vas a disfrutar de ninguna película o música que puedas ver o escuchar sin que tus tímpanos se resientan.

La tercera, llévate alguna pastilla para el dolor de cabeza. Ya sabes, por lo que te he dicho en mi recomendación número dos.

La cuarta, no vayas al baño después de las comidas, intenta ir antes, cuando ya percibas movimiento del personal de vuelo, y espera un poco después de las comidas o te comerás una cola de gente esperando que ni te cuento…

La quinta, lleva ropa cómoda y ropa extra de abrigo, la temperatura en el avión baja mucho y si el viaje es largo, levántate de vez en cuando y estira tus músculos. Yo pensaba que me vería ridícula haciendo eso pero lo hace todo el mundo.

CREEME, SON RECOMENDACIONES MUY IMPORTANTES.

Aterrizaje en el aeropuerto de Narita, Tokio.

El viaje en su conjunto fue muy bien, no me molestó ni el despegue ni el aterrizaje. Seguí el consejo de mi amiga Olga y masqué chicle tanto en el despegue como en el aterrizaje para proteger mis tímpanos del cambio de presión y no sufrí ninguna molestia aparte de la ya poco agradable comida de avión y el estrés por ser mi primer vuelo.

Cartel Welcome to Japan
Cartel Welcome to Japan

Así que allí estaba, día 11 de octubre sobre las 9:30 de la mañana, en suelo japonés frente a este cartel. Mi Viaje en Avión había terminado y empezaba la aventura…

Y la volví a liar y esta vez hubiese podido acabar en drama… pero eso os lo contaré en el siguiente capítulo.

Agradecimientos finales, de nuevo… Sin su ayuda yo no hubiera hecho jamás esta locura, Mi Viaje a Japón.

Debo dar las gracias en primer lugar a Paula de la Asociación Hana, de la cual soy socia, que me ayudó muchísimo con sus grandes conocimientos de Japón y de manera totalmente desinteresada. ¡¡¡Muchísimas gracias, Paula!!!

Y, en segundo lugar dar las gracias a Comiviajeros, del cual tengo también realizado un artículo por lo mucho que me ayudaron y las fantásticas imágenes e información que tienen publicadas tanto en su web como en su canal de YouTube.

También saqué mucha información de otros muchos sitios destacando, como no, Japonismo y Gaikan, del cual tengo también ya he escrito otro artículo en esta web.

La guía que mi hija me regaló también me sirvió muchísimo, la llené de marcadores Jajajajja

Y, por último y el agradecimiento más importante de todos se lo dirijo a ella, a mi pareja. Gracias cariño, sí a ti, por apoyarme en esta locura y hacerte cargo de todo en mi ausencia. La próxima locura de viaje me encantaría ralizarla contigo. Si puede ser volver a Japón sería perfecto, pero si no, da igual el lugar mientras sea contigo 😉

Y ahora hasta el siguiente capítulo en el que, vuelvo a repetir, la volví a liar y esta vez hubiese podido acabar en drama…

También lo tienes en formato podcast.

Aquí te dejo el Podcast publicado en Universo Japón Podcast donde te cuento este capítulo por si prefieres escucharlo. ¡Espero que lo disfrutes!

Como siempre, si te ha gustado el contenido que te he ofrecido tan sólo te pido un favor a cambio. Compártelo, envíaselo a tus amigos si crees que les puede interesar. Y no te olvides visitar mi página de Facebook y darle a Me gusta. También puedes seguirme en mi perfil de Instagram y Twitter. Y ahora también en el Universo Japón Podcast.

Y por cierto, si no lo has hecho ya, visita la tienda de Universo Japón y suscríbete la Newsletter para estar al día de todas las actualizaciones del blog y novedades de Universo Japón.

Esta web está todavía en crecimiento y con tu ayuda y recomendaciones me ayudarás a crecer y ofrecer cada día más y mejor contenido ¡¡Muchas gracias!!

またね (matane)

4 comentarios en «El Viaje en Avión. Mi Viaje a Japón. (Capítulo 3)»

    • Gracias a vosotros, realizáis un gran trabajo que debe conocerse porque, al igual que a mí, estoy segura que habéis ayudado a mucha gente a planificar su viaje y descubrir hermosos rincones en este enorme planeta Tierra! Un abrazo para vosotros también!

      Responder

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Sara Sánchez López.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Siteground.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio web utiliza cookies. Algunas son necesarias para el funcionamiento del sitio web y se han habilitado por defecto. Otras son opcionales para mejorar la calidad del servicio.    Más información
Privacidad
BLOG
0TIENDA
Tu Carrito